Las alpacas son amables con la tierra

Las alpacas se alimentan solo de la parte superior de los pastos y otras plantas; al no arrancarlas del suelo alteran menos la vegetación y la dejan volver a crecer.

A diferencia de las cabras y las ovejas, que con sus pezuñas duras dañan los pastos y el suelo, las alpacas tienen dos dedos con uñas en la parte superior y una almohadilla suave en la parte inferior de cada pata que minimiza su impacto en la pradera.

Su hábitat natural está ubicado a aproximadamente 3.800 m.s.n.m. A esta altitud el suministro de agua es natural y, por lo general, la tierra no es adecuada para la agricultura.

Su eficiencia es particularmente sobresaliente ya que las alpacas requieren una ingesta de alimentos mucho menor que la mayor parte de otro ganado productor de fibras.